Taxus baccata (Tejo común)

10-20 m. Árbol de pequeño o medio porte, pertenece a la familia Taxaceae; se distribuye por el centro y sur de Europa, oeste de Asia y norte de África; en la Península Ibérica se encuentra de forma muy dispersa y aislada, más frecuente en el norte, donde llega formar algunos bosquetes y muy aislado en el centro y sur, recluido a laderas montañosas orientadas al norte y con abundante humedad. Este árbol es una reliquia del Jurásico, muy longevos, hasta 500 años.

Su forma es piramidal, ancho, fronda cerrada y oscura; su tronco es recto y ancho, de color marrón rojizo. Sus raíces se suelen colonizar por hongos, estableciendo una relación simbiótica con ellos, ya que le facilita la absorción de los fosfatos.

Sus hojas de color vede oscuro, lanceoladas, pequeñas y alargadas de 1-4 cm x 2-3 mm de ancho, aparecen a ambos lados de las ramillas, en pares opuestos continuos o de forma espiral.

Es un árbol dioico, menos frecuente se presenta de forma monoica, las flores masculinas son unos pequeños conos que producen el polen, aparecen de forma aislada, las flores femeninas generan los frutos, estos frutos son parecidos a una baya de 8-15 mm de largo, de aspecto carnoso, dulce y rojo, pero en forma de anillo, este anillo o arilo tiene en su interior la semilla, una por cada fruto. Florece en febrero-marzo y los frutos no maduran hasta el otoño.

Se reproduce por semillas, estas no germinan hasta pasados al menos 2 años.

Es un árbol protegido en nuestro país, debido a su escasa presencia natural; aunque cada vez se planta más de forma ornamental en jardines y parques.

Su madera es dura y flexible, muy utilizada en la antigüedad para confeccionar flechas, para marquetería y ebanistería.

Este árbol es venenoso en todas sus partes, siendo muy peligroso para nosotros y para los animales, con la única excepción de sus frutos rojos, si retiramos la semilla que tiene dentro, tiene una sustancia llamada Taxina que es un alcaloide cardiotóxico, su toxicidad se traduce en arritmias cardiacas que pueden provocar la muerte.

De este árbol se obtiene unas sustancias que son las precursoras de un quimioterápico muy potente llamado Taxol, que se usa actualmente para el tratamiento del cáncer.

Es un árbol con muchos simbolismos, especialmente entre los pueblos del norte de Europa, de una parte su gran longevidad se asocia a la larga vida, y bajo sus ramas se reunían y se celebraban los grandes acontecimientos de las aldeas; de otra parte tiene un sentido religioso y de transcendencia, por lo que se asocia a los cementerios y se plantaba en los patios y alrededores de los edificios religiosos, motivo por el cual, aún hoy, tenemos entre nosotros algunos ejemplares centenarios en patios de conventos y abadías.

Por todo lo dicho estamos ante un árbol excepcional, noble, mitológico, venenoso y sanador a la vez, por lo cual es nuestra responsabilidad su conservación y permitir que las nuevas generaciones puedan seguir observando esta reliquia del pasado.

Fotos de la Serranía de Ronda.

Flores, marzo 2017.

Fronda, marzo 2017.

Ramilla, junio 2016.

Fronda, junio 2016.

Detalle flor masculina, marzo 2019.

Mayo 2019, Tejos silvestre en subida a La Maroma desde el Puerto El Robledal (Alhama de Granada).

Tejos silvestres en ladera caliza, igual ubicación que la anterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad