Turdus iliacus (Zorzal alirrojo)

19-23 cm. Zorzal pequeño que nos visita solo en invierno, su zona de cría está en el norte de Europa y Asia, sobretodo en la Península Escandinava; luego migra al sur para pasar el invierno, siendo frecuente en los países mediterráneos; en la Península Ibérica la hibernada es irregular, habiendo años que pasan aquí el invierno millones de ejemplares, sobretodo en años fríos, y otros que solo llegan unos miles; también hibernan en Irlanda y las Islas Británicas.

Dentro de los zorzales, es el más llamativo, tiene una ceja blanca grande que parte del pico y llega casi detrás de la cabeza, pecho blanco con rayas oscuras, flancos y zona interna del ala de color rojizo, zonas superiores de color pardo; nos visitan 2 subespecies “iliacus” y “Coburni”, esta última procedente de Islandia.

Esta ave suelo volar y desplazarse en pequeños grupos dispersos, suelen recorrer grandes distancias entre su dormidero y la zona de alimentación, que suelen estar a menor altitud.

Se alimentan en primavera y verano de insectos, lombrices, arañas, etc., en la Península Ibérica, sin embargo, basa si dieta en frutos, bayas, semilla e insectos; suele comer aceitunas; duerme en arbustos o árboles con mucha fronda y se alimenta en lugares con setos, linderos arbustivos, olivares, viñedos, etc. Es frecuente verlos en las mismas zonas que el zorzal común durante el invierno.

En su lugar de reproducción, que son bosques húmedos, hace nido desde abril a junio, normalmente 2 puestas por temporada; la hembra construye un nido con hierba fina, musgo y barro, bien en un arbusto o árbol no muy alto, o directamente sobre el suelo, el interior lo recubre con material muy fino, pone de 4-5 huevos, son empollados por la hembra durante 11-15 días, los pollos vuelan a las 2 semanas alimentados por ambos progenitores.

Aquí en la Península Ibérica, en la mayoría de las Comunidades Autónomas se autoriza su caza, cada año son abatidos desde miles a cientos de miles, en ese viaje diario que tienen de ir desde la zona de dormir hasta la zona de alimentación a una altitud propia para dispararles; resulta penoso que aves que han nacido tan lejos de nosotros, las recibamos a tiros durante la mayor parte del invierno, en vez de alegrarnos con su presencia en nuestros campos.

Fotos de la Serranía de Ronda.

Bañándose en mi pequeña charca, noviembre 2016.

Noviembre 2016.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad