Hymenoptera (Avispas) Insectos Pterygota (Endopterygota)

Vespa velutina (Avispa asiática, Avispa asesina)

Estrito por serbal.f

30 mm las obreras y machos, 35 mm las reinas. Avispa grande de la familia Vespidae; es originaria del sudeste asiático, en 2004 apareció en el sur de Francia importada de forma accidental, en 2010 apareció en Navarra procedente del sur de Francia y actualmente ocupa la mayor parte de las zonas boscosas y húmedas del tercio norte peninsular, con tendencia expansiva hacia el centro y sur peninsular, en Baleares ya está presente.

Avispa grande con cintura estrecha, antenas negras, cabeza negra con cara amarillo anaranjado, tórax negro, abdomen negro con dos líneas negras amarillas transversales y el cuarto segmento de color amarillo anaranjado, patas negras con los tarsos amarillos, alas de color ahumado.

Vuelan desde marzo hasta octubre.

Habitan en lugares húmedos y cálidos (condiciones similares a su lugar de origen), con frecuencia en zonas humanizadas o semihumanizadas.

Los adultos se alimentan de néctar y fruta madura.

Su ciclo de vida es similar a otras avispas, en marzo aparecen tras hibernar escondidas en grietas, troncos, aleros, etc., comienzan a alimentarse y a construir un nido provisional donde poner sus huevos, una vez nacen las primeras obreras, estas se dedicarán a construir un nido definitivo, normalmente en un lugar alto, alero de un tejado, interior de naves, ramas altas de los árboles, etc.; posteriormente la colonia seguirá creciendo en tamaño y número de individuos, con las puestas sucesivas de la reina y la asistencia de las obreras, llegando el nido a tener unas 1500 avispas y un tamaño que puede llegar a 100 cm de alto por 80 cm de ancho, está realizado con madera masticada, es esférico, tiene un entrada inferior y dentro hay varios panales con celdas de cría; a final del verano nacen reinas jóvenes y machos, estos se dispersan buscando pareja con ejemplares de otras colonias, una vez se aparean mueren los machos, y avanzado el otoño mueren las reinas viejas y todas las obreras, permaneciendo en hibernación solo las reinas fecundadas; una reina puede generar 500 reinas para el próximo año.

Esta avispa no es agresiva en el medio, pero si lo es cuando se siente amenazada en su nido, defendiéndolo, igual que nosotros defenderíamos nuestra casa, la diferencia con otras especies de avispas autóctonas, es que esta especie tiene una zona de seguridad mayor que otras y una vez atacan suelen perseguir durante un tramo al supuesto enemigo, que solemos ser nosotros mismos.

La picadura de esta avispa es dolorosa y teniendo en cuenta que es de mayor tamaño que las autóctonas, nos inyectará mayor cantidad de veneno, a priori todo casi igual que con nuestras avispas, el problema surge cuando el picado es alérgico al veneno de las avispas, normalmente un 3% de la población, en este caso, si no es tratado por un equipo sanitario, su vida puede correr peligro.

Qué hacer si accidentalmente te acercas a un nido y las avispas salen a defenderse:

1º Correr y alejarte del lugar, si puedes esconderte hazlo, si te alejas volverán a su nido.

2º Protegerte en tu huida la cara y el cuello, ya que son los lugares más sensibles y visibles de tu cuerpo.

3º Si eres alérgico o te han picado varias, acude a un centro sanitario o pide ayuda.

Las personas alérgicas al veneno de las avispas, pueden hacerse con un kit para autoinyectarse, en caso de picaduras, especialmente trabajadores del campo.

Otro problema que han generado estas avispas, es su necesidad de alimentar a sus larvas con una fuente de proteínas (al igual que ocurre con otras especies autóctonas), para ello capturan todo tipo de artrópodos (insectos y arácnidos), especialmente abejas (Apis mellifera), pudiendo capturar una obrera en época de plena reproducción de 25-50 abejas por día, para satisfacer las necesidades de la colonia, lo que minora nuestras colmenas y la producción de miel; en España se producen unos 30.000 Kg de miel por año y hay unos 2’9 millones de colmenas (datos 2017), por lo cual el daño al medio ambiente puede ser importante y a nuestras colmenas también.

Nuestras abejas no saben como defenderse, a diferencia de las abejas asiáticas, que si lo saben, en su lugar de origen las abejas, cuando detectan la presencia de una avispa asiática, la envuelven en masa, a modo de enjambre, y la avispa muere por sobrecalentamiento, ya que a 45ºC mueren y las abejas pueden tolerar esa temperatura que se genera en el centro del enjambre formado para defenderse.

Los apicultores y las administraciones están buscando solución para esta avispa invasora, pero por ahora no se ha conseguido parar su expansión peninsular, y los resultados son modestos (destrucción de nidos).

Fotos de Guipuzcoa, donde es abundante, País Vasco.

Agosto 2018.

Agosto 2018.

Acerca del autor

serbal.f

Hola, soy Paco Torres, admirador de la naturaleza desde que nací, por tal motivo he decidido hacer esta Web, de forma que pueda plasmar todo aquello que capta la atención de mis sentidos y de mi cámara, todo es mejorable y puede que me equivoque en alguna identificación, si así es ruego me lo advirtáis. Si alguien se interesa en alguna foto puede contactar conmigo en el correo serbal.f@gmail.com y le envío el original. Mi cámara es una Olympus E-M10. La mayoría de las fotos son de la Serranía de Ronda, en caso contrario se dice donde se tomaron.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.