Hippobosca equina (Mosca de caballo, Mosca perrera)

6-9 mm. Mosca de la familia Hippoboscidae; es originaria de Europa, parte de Asia y norte de África; ha sido introducida en otras partes del mundo con el transporte de caballos; presente en la Península Ibérica.

Mosca aplanada de cuerpo compacto y coriáceo, lo que le permite ser resistente al aplastamiento por parte de sus hospedadores; se hospeda en caballos, principalmente, y en otros grandes mamíferos.

El color es castaño oscuro con manchas blancas sobre cabeza tórax y abdomen, cuerpo con pilosidad clara y algunas cerdas oscuras; alas hialinas algo oscurecidas y de superficie algo rugosa; patas con segmentos pálidos y oscuros, acaban en un par de uñas largas y muy curvadas, que le permiten agarrase bien a la piel y pelos de los hospedadores.

Los adultos vuelan desde primavera a otoño; sus vuelos son cortos y torpes (solo entre hospedadores), tiene la curiosidad de andar siempre hacia atrás.

Se alimentan de sangre de sus hospedadores, para ello perforan su piel y succionan la sangre.

Estas moscas desarrollan sus larvas dentro de su cuerpo, solo una larva, cuando está completamente desarrollada la deja caer sobre el hospedador o en el suelo, donde finalmente terminará, pupará en el suelo y emergerá como adulto; cada mosca puede tener de 5-10 crías por temporada; se parean sobre el hospedador y los adultos mueren en el otoño.

Pasan el invierno como pupa en el suelo.

Habitan en lugares donde existan sus hospedadores.

También son atraídas por los humanos, pero no suelen picar.

Hay dos especies de Hippobosca en la Península Ibérica, Hippobosca equina, más oscura y con el escutelo blanco parcialmente, e Hippobosca longipennis, algo más clara (sobre todo las alas) y con escutelo totalmente blanco.

Fuente:

Estas moscas pueden transmitir enfermedades entre los hospedadores a los que pican.

En tiempos pasados eran muy comunes, por la gran cabaña equina que había, hoy no son fáciles de ver; mi padre me cuenta, que antes las cogían para quitarse las espinas de los chumbos, para ello las cogían por las alas y las pasaban por encima de las pequeñas espinas, a las cuales se aferraban y las sacaban.

Este ejemplar está fotografiado en una ruta en P.N. Monfragüe, vino a nosotros volando y nos acompañó un buen rato, supongo a la espera de un mejor hospedador; abril 2023.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad