Clamator glandarius (Críalo europeo)

35-40 cm de longitud. Pájaro de tamaño medio de la familia Cuculidae; se distribuye por el sur de Europa hasta Oriente Medio como reproductor, con invernada en el noroeste de África y África central; hay otra población residente en África central y otra población reproductora en el sur de África que inverna en África central; la Península Ibérica es su gran cuartel reproductor en Europa, con áreas menores de reproducción en costa mediterránea francesa, y algo en Italia y Oriente Medio; con tendencia a ampliar su área de distribución hacia el norte.

Pájaro algo mayor que el cuco, especialmente por su larga cola; partes superiores castaño grisáceo con punteado blanco, más acusado en las alas, que llega a formar bandas, píleo gris con plumas algo más erizadas que forman pequeña cresta; mejillas y cuello amarillento crema y partes inferiores blanquecinas; pico gris oscuro y algo curvado hacia abajo; patas grises con dos dedos dirigidos hacia delante y otros dos hacia detrás; ojos oscuros.

Se alimenta de invertebrados, pequeños reptiles, arácnidos y especialmente de orugas peludas, entre las que se encuentra la procesionaria del pino.

Habita en espacios abiertos con árboles aislados y de clima cálido, teniendo en las dehesas de la Península Ibérica sus lugares predilectos, ocupando también pinares, robledales, alcornocales, olivares, etc.

Esta ave llega pronto a la Península Ibérica, en enero y febrero, instalándose en lugares donde haya buena presencia de Urraca, el principal huésped para depositar sus huevos, ya que pone el huevo en nido ajeno; permanece alimentándose y formando pareja hasta mayo, cuando se dedica a vigilar los nidos de los córvidos (principalmente Urracas, aunque también usa nidos de Cuervos, Cornejas y rabilargos en menos medida), para en un despiste depositar su huevo; la puesta consta de 12-16 huevos, que va depositando en distintos nidos ( a veces 2 en el mismo) y con pausas de unos días cada 4-5 huevos; para lo que cuenta con la colaboración de macho, que realiza maniobras de distracción sobre los huéspedes; los huevos eclosionan a los 14 días de incubación, antes que los pollos de urraca, lo que les permite crecer y desarrollarse antes, con menoscabo de las cebas de los pollos propios de estas; a los 16 días es capaz de moverse (andando) sobre las ramas del entorno del nido y a los 21 días vuela abandonando el nido, aunque permanecerá unas dos semanas más con los padres adoptivos hasta emanciparse.

Los adultos regresan pronto a los cuarteles de invierno, ya en junio se inicia el regreso, regresando más tarde los jóvenes.

Esta curiosa ave, de comportamiento similar al Cuco, es muy llamativa con su cuerpo estilizado y su contraste de colores; muestra una larga cola en vuelo; con frecuencia se posa en posaderos expuestos, como postes, cables, alambradas, etc., desde donde localiza invertebrados y orugas; para descansar se posa dentro de ramas externas, donde se mimetiza muy bien con las hojas de las encinas y emite su reclamo, un Kria-kria-kria, que le da el nombre onomatopéyico en castellano.

Para mí, esta ave, era una gran desconocida, ya que en el extremo sureste peninsular no hay Urracas, que es donde vivo, y hasta ahora no lo había visto, pero hace una semana (marzo 2022), visité la Sierra de Andújar y pude ver esta preciosidad, lince aparte, tomando algunas fotos que me permiten subirlo a esta página.

Es un excelente benefactor de los pinos, ya que es de las pocas aves que se alimenta de la Procesionaria del pino, un verdadera plaga en nuestros pinares.

Fotos de la Sierra de Andújar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad