Neophron percnopterus (Alimoche)

60 cm de longitud y 160 cm de envergadura. Buitre de tamaño medio grande de la familia Accipitridae; se distribuye por el sur de Europa, Asia central y meridional y África, varias subespecies, de las cuales Neophron percnopterus percnopterus es la que corresponde a Europa; presente en los sistemas montañosos de la Península Ibérica.

Es un buitre pequeño de color general blanco con las plumas posteriores del ala (rémiges) negras, cola blanca y en forma de cuña, la cabeza está desprovista de plumas y la piel es de color amarillo intenso, el cuello tiene una orla de plumas (gorguera) al igual que otros buitres, en este caso de plumas más largas de color blanco, las patas son rosadas, pico amarillo con punta negra, el pico es fino y largo en comparación con otros buitres; los jóvenes son de color parduzco por arriba y negruzcos por debajo, con pico y patas grisáceas, este color de las aves jóvenes va cambiando a lo largo de los 5 años que tardan en llegar al plumaje adulto y ser maduros sexualmente, en una transición gradual del oscuro al blanco.

En vuelo aparecen con cuerpo blanco y final de las alas negras, cola corta y acuñada y alas estrechas y largas, una forma y color inconfundible con otras aves.

Esta ave llega a la Península Ibérica en marzo para reproducirse y se marcha a lo largo de agosto, septiembre y octubre en dirección a África subsahariana, donde pasa el invierno.

Las poblaciones de Baleares y Canarias son residentes.

Se alimentan de carroña ( tras los buitres), de pequeños roedores, reptiles e insectos, que suele capturar vivos o heridos y de restos de comida en vertederos.

En algunas zonas de la Península es conocido como buitre boñiguero, por su afición a explorar las boñigas de las vacas en busca de insectos y escarabajos.

Su técnica para buscar alimento consiste en sobrevolar el suelo para localizar pequeñas presas o cadáveres de pequeños animales, en el caso de los grandes cadáveres, espera a que terminen los buitres, para luego inspeccionar la carcasa con su fino pico.

Nidifica en grietas o repisas de cortados rocosos, el nido es una plataforma formada por palos, ramillas, huesos y lana de oveja, con algún otro material, suelen usar los mismos territorios y los mismos nidos año tras año; la puesta se realiza a primeros de abril y consta de 1-2 huevos, son incubados por ambos sexos durante 42 días, y los pollos completan su desarrollo a los 70-80 días, iniciando los vuelos con los adultos.

Los jóvenes migran con los adultos, en otoño, al África subsahariana, y permanecerán allí hasta que sean adultos y vuelvan al territorio donde nacieron a formar pareja y establecerse en un territorio propio.

En la Península Ibérica anidan unas 1.500 parejas con una tendencia muy negativa en las últimas décadas, aunque recientemente parece haberse estabilizado la población nidificante incluso está aumentando algo en la mitad norte.

Una de las principales causas de su declive es la intoxicación por veneno, ya que son especialistas en localizar pequeños animales muertos o partes de ellos, eso unido a los tendidos eléctricos y los cambios habidos en la ganadería y agricultura, posibilitaron su declive, algunas de esas amenazas siguen aún patentes.

Su hábitat ideal son cortados rocosos rodeados de ganadería extensiva, en dehesas o zonas abiertas.

La Península Ibérica sirve de corredor migratorio en primavera y otoño, por lo cual es fácil verlo en migración, especialmente en las proximidades del Estrecho de Gibraltar.

Foto de individuo en migración, Tarifa, Cádiz, septiembre 2018.

Volando sobre Tarifa y luchando contra el viento de Levante, septiembre 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad