Conium maculatum (Cicuta)

1-2 metros de altitud. Planta herbácea bianual de la familia Apiaceae; es originaria de Europa y norte de África, actualmente presente en buena parte de las zonas templadas del mundo; frecuente en la Península Ibérica.

Raíz gruesa y blanquecina, tallos erectos de color púrpura, estos tallos están huecos por dentro, al estilo de las cañas, aunque de menor tamaño y resistencia.

Las hojas inferiores son pecioladas y muy grandes, triangulares y hasta 60 cm de longitud, la parte superior se ramifica, siendo las hojas más pequeñas; las hojas son alternas de color verdinegro, tripinnadas, los foliolos son lenceolados, es una planta maloliente si la manipulas o la rompes.

Las flores aparecen en umbelas de 10-15 cm de diámetro, son pequeñas y blancas, tienen 5 pétalos, es una planta monoica teniendo separadas las flores masculinas, que tienen 5 estambres, y las femeninas, que tienen 2 estilos y ningún estambre; florece desde mayo a julio.

El fruto es un aquenio, redondeado de color verde oscuro, las semillas son pequeñas y negruzcas.

Esta planta vive en suelos ricos en nutrientes (nitrogenados) y con cierto grado de humedad, les gusta la exposición directa al sol, pero toleran la sombra.

Frecuentes en alrededores de casas de campo, donde haya desechos orgánicos, riberas de ríos, acequias, bordes de caminos, etc.

Es una planta muy tóxica para los humanos, para los animales herbívoros en menor medida, dependiendo de la especie, ya que contiene sustancias alcaloides entre las que destaca la coniína o cicutina, con efecto similar a los fármacos curare, que provocan una parálisis de los músculos, llegando incluso a la muerte por asfixia.

La cicuta era un veneno usado en la antigüedad, especialmente en Grecia, a los condenados a muerte se les obligaba a beber una taza de cicuta, lo que les provocaba la muerte, de aquella época es muy conocida la muerte de Sócrates, obligado en la cárcel a beber dicha preparación.

Por ello se desaconseja totalmente su uso, de hecho, unos gramos de sus semillas son suficientes para poner en peligro la vida de una persona.

En mi caso, es una planta conocida por mí desde pequeño, crecía detrás de la casa, y cada año formaban un pequeño bosquete, junto con malvas y otras plantas herbáceas de porte alto.

Fotos de la Serranía de Ronda.

Umbela con flores, mayo 2018.

Se aprecian flores femeninas y masculinas, mayo 2018.

Planta seca en verano, julio 2018.

Semillas en mi mano, julio 2018.

Planta aislada, marzo 2020.

Detalle flor, marzo 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad