Ficus carica (Higuera)

3-10 m. Árbol caduco de tamaño medio a grande con origen en suroeste de Asia, actualmente extendido a gran parte las zonas cálidas de todo el mundo; por sus características y origen se cultiva y crece de forma natural en todo el entorno del Mediterráneo. Muy común en la Península Ibérica.

Las hojas son grandes con un pecíolo largo de 5-10 cm, 12-15 cm de largo por 10-18 cm de ancho, lobuladas con 3-5 lóbulos y borde dentado, el haz es verde brillante y el envés verde gris claro, vello corto en ambas caras, tiene la nervatura marcada, más por el envés.

El tronco es liso y gris, la madera es blanda y de poca calidad, las hojas sirven para alimentar a los animales. La sabia que tiene es blanquecina, llamada látex, y es irritante; las raíces son superficiales y se dirigen hacia el suelo más húmedo.

Habita todo tipo de suelos, incluso muros y paredes rocosas, no tolera el encharcamiento por lo cual quiere suelos drenados, tolera bien la sequía y el frío, por debajo de – 10 ºC el árbol sufre y puede dañarse la parte aérea, pero se recupera bien desde abajo, dependiendo de la humedad del suelo crecen más o menos.

El fruto o higo es carnoso, en forma de pera, cuando está maduro en interior es muy carnoso, de color rojo, con gran cantidad de azúcares, muy apreciado por nosotros y por los animales silvestres.

Hay muchas variedades, por su forma de polinizarse tenemos:

  • Higueras de Esmirna y Cabrahigos, son higueras dioicas, femeninas las primeras y masculinas las segundas.
  • Higueras comunes, se autopolinizan por Partenocarpio.
  • Intermedias, se autopolinizan pero de forma limitada, precisan de cabrahígos para aumentar la producción.

En la Península Ibérica, las higueras cultivadas son todas comunes, no precisan polinización, siendo de distintas variedades.

Según el color de la piel del higo o sinoco:

  • Blanca, producen higos blancos.
  • Verdal, el higo es verde, de gran calidad, muy dulce, se estropea con la lluvia, bueno para desecar y hacer higos secos.
  • Higos negros, de Pellejo de Toro, de Pellejo duro.

Según la producción de frutos:

  • Con dos producciones, son las higueras brevales, tienen una producción de brevas (Higos grandes) en mayo-junio y otra de higos en agosto-septiembre, dentro de las brevas, la variedad “Colar” son de las más apreciadas.
  • Con una producción, son las higueras de higos, solo tienen un producción de higos en agosto-septiembre.

Los higos se consumen en fresco, cuando están maduros, y desecados y conservados durante todo el año; últimamente también se están haciendo bombones de higo, para ello se sumergen en chocolate y se dejan secar, quedando un rico higo bombón.

Las higueras silvestres que encontramos en la Península suelen ser de menor tamaño que las cultivadas y crecen de forma arbustiva, con una copa muy amplia, en este caso si son árboles monoicos, ya que dentro de higo verde pequeño tienen flores masculinas y femeninas, se polinizan con la colaboración de un insecto llamado Blastophaga psenes o Blastophaga grossorum, que pone en contacto ambos órganos sexuales, y las pepitas que están dentro del higo maduro, si son fértiles.

Las Higueras cultivadas se reproducen por esquejes de forma fácil. Para ello basta enterrar una rama, de forma horizontal o arqueada en el suelo, dejando la parte final fuera de la tierra, al tener una reproducción asexuada, sus pepitas no son fértiles por lo cual tenemos que reproducirlas así. Precisa pocos cuidados, quizás podarla para que los frutos sean asequibles desde el suelo, y la luz penetre, evitando parásitos como la Cochinilla de la higuera, que pueden mermar la producción.

Para terminar, decir que la higuera es una de las primeras plantas domesticadas o cultivadas por el hombre, antes que el trigo o la cebada, y que aparecen en la mitología, de hecho, Rómulo y Remo, (los fundadores de Roma), fueron amamantados por una loba debajo de una higuera, según cuenta la leyenda.

Fotos de la Serranía de Ronda.

Hojas e higos verdes, 2015.

Higuera de higos verdes, verano 2016.

Higos maduros de color negro, muy comunes en el sur, septiembre 2017.

Higos maduros de color verde, muy dulces, piel gruesa, septiembre 2017.

Higos maduros de color amarillo, piel amarilla y fina, pulpa muy roja, muy dulces, septiembre 2017.

Higo comido por los pájaros, especialmente, currucas, gorriones, oropéndolas y estorninos; septiembre 2017.

Higuera silvestre en otoño, noviembre 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad