Crataegus monogyna ( Espino albar, Majuelo, Espino blanco)

4-6 m, dependiendo de las condiciones climáticas puede crecer más o menos de lo indicado, árbol pequeño o arbusto grande que se distribuye por el centro y sur de Europa y continua circundando todo el mediterráneo hasta el norte de África. Muy común en toda la Península Ibérica.

Hojas caducas de color verde oscuro por el haz y verde claras por el envés de 2-4 cm de longitud, alternas, lobuladas, formando 5 lóbulos, la hoja es aserrado en la zona apical del lóbulo, son lampiñas y con nervación marcada en el envés, pedúnculo de 1’5 cm; las hojas en su nacimiento se acompañan de una espina de 1-2’5 cm. Hay en un mismo árbol distintos tipos de hojas ya sean de un brote, finales de ramas, etc. El tronco es grueso de color pardo y con grietas verticales naranjas, madera muy dura.

Las flores son blancas, se presentan en corimbo de 1-3 flores por corimbo, tiene 5 sépalos, 5 pétalos, numerosos estambres rojizos y 1 pistilo; son flores olorosas; brotan sobre final de abril-mayo con un rápido acompañamiento de las hojas.

Se asienta sobre todo tipo de suelos, soporta el pleno sol, las heladas intensas y el calor moderado.

El fruto es carnoso, de 1 cm de tamaño y ovoide, piel roja y fina, pulpa dulce que nos recuerda  a la manzana y un hueso central; el fruto madura durante el verano y el otoño, y permanece en el árbol todo el invierno.

Tradicionalmente se ha usado como seto en muchas partes de Europa, por adaptarse bien a la poda y formar una valla infranqueable por sus espinas; también tiene un uso ornamental en parques y jardines por su espectacular floración blanca y su agradable olor; un enorme valor ecológico por su aporte a los insectos en el momento de la floración, y por el aporte de alimento con sus frutos en el otoño e invierno, del cual se favorecen multitud de aves y mamíferos; también como refugio y lugar para anidar las aves y refugio de mamíferos, como el conejo; también tiene un uso medicinal, ya que con sus flores se pueden hacer infusiones con poder para regular las alteraciones de la presión sanguínea y también como relajante; con su madera se pueden hacer herramientas, bastones, o carbón; por todo ello concluimos que es un árbol con enorme valor ecológico.

Se reproduce por semillas, proceso en el que intervienen las aves y mamíferos, al comer sus frutos rojos.

Hay otras cuatro especies de Crataegus en la Península Ibérica, también algunas subespecies, además de posibles híbridos entre especies, por lo cual no es fácil tratarlas:

Crataegus laevigata, restringido al País Vasco y Navarra, necesita más agua.

Crataegus laciniata, suroeste de la Península Ibérica y norte de África, velludo y 3-5 huesos por fruto.

Crataegus granatensis, hojas pilosas y un hueso por fruto, igual distribución que C. laciniata.

Crataegus azarolus, algo de pelo, 3 lóbulos en hoja, el central puede que en tridente, la base de la hoja es entera y cuneiforme d borde recto o casi recto, 2-3 huesos por fruto, fruto 2-3 cm.

Fotos de la Serranía de Ronda.

Crataegus-monogyna-flor-web

Flores en mayo 2015 Crataegus monogyna

Crataegus-monogyna-hoja-rama-web

Crataegus monogyna hoja de rama mayo 2016

Crataegus-monogyna-hoja-brote-web

Crataegus monogyna, hoja de brote mayo 2016

Crataegus-monogyna-fruto-verde-web

Crataegus monogyna frutos verdes mayo 2016.

Fruto, enero 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad