Chirocephalus diaphanus

15-25 mm. Pequeño crustáceo de agua dulce de la familia Chirocephalidae; se distribuye por el área mediterránea occidental, hacia el norte se adentra en algunas zonas, llegando al sur de Reino Unido y sur de Alemania de forma aislada.

Es un pequeño crustáceo de cuerpo transparente, tiene una cabeza ancha con dos ojos situados en los laterales de la cabeza y otro más sésil en la frente, poseen antenas en la frente, las hembras las tienen más pequeñas y los machos más desarrolladas y articuladas de forma que les son útiles en el apareamiento para sujetar a la hembra; el tórax está formado por 11 pares de apéndices, estos apéndices terminan en cerdas o cilios llamados filopodios, con estos cilios crean una corriente de agua que dirigen hacia la boca, de forma que pueda filtrar las pequeñas partículas de zooplacton de las que se alimenta; el abdomen está formado por 7 segmentos sin apéndices, el abdomen termina en una pequeña cola o apéndice bifurcado.

El conducto digestivo se suele ver ocupado por el plancton ingerido, se ve a o largo de todo el cuerpo a modo de columna vertebral.

Los apéndices suelen tener un tono anaranjado.

Las hembras llevan una bolsa de huevos adosada al abdomen, ahí permanecen durante la fase de crecimiento y maduración.

Los huevos son resistentes a la desecación, su ciclo de vida es corto, crecen y se reproducen en 2-3 meses, lo hacen en charcas temporales donde no haya peces ni otros depredadores, con frecuencia en rodaduras de maquinaria agrícola dejada en caminos y carriles rurales.

Los huevos se depositan en el fondo de la charca, sobre el barro, una vez desecada la charca por el calor, permanecerán latentes, enquistados, y así esperaran las lluvias de la próxima temporada, cuando se inunde de nuevo la zona, estos eclosionarán y se reinicia el ciclo de vida; como mecanismo de supervivencia hay que decir, que los huevos pueden pasar varios años sin eclosionar, bien por falta de lluvia o bien porque algunos huevos no eclosionan, aunque llueva, para poder asegurar próximas generaciones en caso de que algún año no puedan completar su ciclo reproductor, por falta de tiempo.

Los huevos pueden ser transportados por el ganado, con el barro, de un lugar a otro, colonizando nuevas zonas de acumulación de agua de lluvia.

Fotos de la Serranía de Ronda.

Marzo 2018.

Marzo 2018.

En mano, marzo 2018.

Última, marzo 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad