Sylvia cantillans (Curruca carrasqueña).

12-13 cm. Curruca que nos visita en primavera y verano para reproducirse entre nosotros; ocupa la Europa mediterránea y noroeste de África, hiberna por debajo del Sáhara por lo cual realiza un gran viaje, para lo pequeña que es; abundante en la mayor parte de la Península Ibérica.

Su hábitat predilecto son sotobosques de monte mediterráneo, laderas con arbustos espinosos, riberas de arroyos y ríos poco desarrolladas.

El macho es muy llamativo, cabeza gris plomizo que se continua por la espalda, cola gris, anillo ocular rojo intenso, bigote blanco alargado en sentido caudal;  garganta, pecho y flancos rojo ladrillo; abdomen y cloaca blanco; la hembra difiere bastante del macho, tiene anillo ocular pálido y orbital rojo mucho menos llamativo que el macho; el rojo ladrillo del macho se cambia por tono rosado y bigotera blanca menos llamativa; jóvenes parecidos a la hembra pero con menos gris azulado y menos color en dorso.

Cría en el sotobosque, dentro de coscojas, espino albar o arbustos de parecido tamaño,; el nido lo hace a poca altura, no mas de 1’5 m, dentro de arbusto y bien protegido en su interior; 4-5 huevos que en 10-12 días eclosionarán. Normalmente dos puestas al año.

Ave discreta de canto más agudo  y tono bajo que otras currucas y estrofas más largas que ejecuta en un posadero poco expuesto o dentro de la copa de un arbusto; sonido de alarma un cherrr repetido.

Insectívoro que complementa su dieta con algunas semillas o frutos.

Foto de la Serranía de Ronda.

Verano 2015. Hembra.

Macho, julio 2016.

Septiembre 2015.

Agosto 2016, joven.

Marzo 2019, Doñana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad