Musca domestica (Mosca doméstica)

5-8 mm. Mosca de la familia Muscidae; se distribuye por la mayor parte del mundo, excepto zonas frías; muy frecuente en la Península Ibérica.

Ojos de color granate, juntos en los machos y separados en las hembras, tórax de color gris con cuatro bandas negras longitudinales en el dorso, abdomen de color amarillo anaranjado, en el dorso del abdomen tiene una banda central negra que se ensancha hacia el extremo ocupando de negro los últimos segmentos; vello negro, patas negras, patrón de venas alares característico, las alas son transparentes o con muy leve tono oscuro.

Vuelan durante casi todo el año, cuando hace frio se refugian dentro de las casas, establos, naves, etc.

Los adultos viven unos 15 días, durante los que se alimentan y aparean, se alimentan de todo tipo de jugos y fluidos con su larga trompa terminada en ventosa, tanto animales como vegetales, también pueden vomitar su contenido gástrico sobre sólidos y así digerirlos.

Las hembras ponen paquetes de huevos blancos de 75-150 huevos por puesta, estas puestas las pueden repetir, llegando a poner varios miles de huevos a lo largo de sus 15 días de vida.

La puesta la realizan sobre excrementos o materia vegetal en descomposición, los huevos eclosionan en 24 horas, las larvas son de color marrón y alcanzan, al final de su crecimiento los 9 mm, en unos 12-14 días completan su crecimiento y pupan, la pupa se produce en el suelo.

La temperatura puede alargar o acortar los ciclos de vida, en invierno con el frío se ralentizan, hibernan como pupa o adultos guarecidos del frío.

Pueden tener 5-6 generaciones por año.

Debido al contacto con excrementos y todo tipo de fluidos, pueden transmitir enfermedades bacterianas, víricas e incluso parasitarias, ello lo hacen a través de las patas y almohadillas que tienen, o cuando vomitan sobre alimentos nuestros para digerirlos, también pueden provocar miasis (infectación de heridas por sus larvas); de todo esto se deriva que sean acompañantes molestos y perjudiciales para nuestra salud, por lo cual deben evitarse que entren en contacto con nuestros alimentos y mantenerlas fuera de nuestras casas en la medida de lo posible.

Son las moscas más habituales que encontramos dentro de casa.

Recuerdo, cuando pequeño en la casa del campo de mis padres, que en verano su número era insoportable, había dos formas de combatirlas físicas, una era acosarlas con un trapo para que se salieran de la casa, otra era coger una planta pegajosa que había en el campo y colgarla del techo, al posarse se quedaban pegadas; luego vino un método químico, era un liquido pegajoso azulado, se ponía encima de la mesa para que las moscas comieran, y al rato se morían por efecto del veneno; actualmente no suelen estar en gran número en nuestro entorno (salvo excepciones como viveros, etc.) por lo cual deben evitarse métodos químicos y simplemente tener guardados nuestros alimentos.

Fuente Wikipedia y otras.

Fotos identificadas por Piluca Álvarez en BV, a quién doy las Gracias.

Fotos de la Serranía de Ronda.

Octubre 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad