Loxosceles rufescens (Araña Violín, araña reclusa parda mediterránea, araña de rincón europea)

10-20 mm, la hembra de mayor tamaño que el macho. Araña de la familia Sicariidae.

Esta araña es originaria de la zona circunmediterránea, con gran presencia en el sur y centro de la Península Ibérica, se ha introducido accidentalmente en zonas templadas de América, Asia y algunas islas.

Es de color pardo a rojizo claro, con el abdomen más oscuro, el cefalotórax o prosoma tiene 3 pares de ojos de igual tamaño y la forma de su dorso nos recuerda a un violín de ahí uno de sus nombres “araña violín”, pilosidad corta y parda, algo mayor sobre la cabeza que se dirige hacia delante y sobre dorso del prosoma que se dirige de forma radial; las patas son largas lo que le permite correr rápido.

Esta araña suele vivir en el medio natural, bajo piedras, manteniéndose inactiva por debajo de los 15 º C, en mayo, junio y julio es el período más activo; a veces se introduce en las casas buscando fresco o calor dependiendo de la época del año, aquí encuentra refugio y alimento fácil, como  hormigas y otros artrópodos, se suele esconder por el día en lugares oscuros y frescos como detrás de cuadros, ángulos rectos de rincones (de ahí su segundo nombre de “araña de rincón”) y en grietas, también debajo de muebles, suele hacer una tela irregular pegajosa pequeña y desordenada poco eficaz para la caza, por tal motivo suele cazar de noche recorriendo lugares próximos a su escondite.

Para reproducirse el macho pone con sus pedipalpos el saco espermático en la ranura de la hembra, la hembra pondrá de 30-300 huevos en un saco de tela y lo colocará detrás de la tela en que se refugia.

Para reproducirse el macho pone con sus pedipalpos el saco espermático en la ranura de la hembra, la hembra pondrá de 30-300 huevos en un saco de tela y lo colocará detrás de la tela en que se refugia.

Decir que esta araña es venenosa, es de la familia de la Viuda Negra americana, siendo probablemente la araña mas venenosa de la Península Ibérica, pero al igual que otras especies solo muerde si se ve acorralada o la presionamos con nuestro cuerpo; en caso de mordedura provoca un cuadro conocido como loxoscelismo cutáneo que se acompaña de dolor local, inflamación y eritema, en casos más aislados se puede acompañar de necrosis en zona de la picadura, fiebre y malestar general; todos estos síntomas suelen remitir con tratamiento de corticoides, por tal motivo se recomienda acudir a un centro sanitario si las molestias van más allá de una afectación local y cutánea, si es posible acompañar la araña que nos ha picado para su conocimiento.

En los últimos años esta araña parece que está prosperando de forma significativa, aumentando su presencia de forma importante, cabe decir aquí, que en los 16 años que llevo viviendo en la Serranía de Ronda, en un diseminado rural apenas la había visto, sin embargo el año pasado en julio 2015, cuando volvimos de vacaciones, por la noche nos encontramos en casa entre 10-15 ejemplares deambulando, lo que me produjo una gran sorpresa por su número, debo reconocer que el trato que les di no fue muy amistoso, sobre todo pensando en mis hijos.

Las fotos son de mi casa, en este caso en un rincón del porche. Verano 2015.

Loxosceles-rufescens1-web

Marzo 2018, en la barbacoa, debajo de unas bolsas.

Abril 2019, en trastero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad