Philadelphus coronarius (Chilindro, Cilindro, Celinda)

2-3 m. Arbusto de la familia Saxifragaceae; originario del sureste mediterráneo, actualmente cultivada en toda Europa; en la Península Ibérica es frecuente en las zonas cálidas, especialmente en el sur.

Este arbusto presenta muchas ramas ascendentes paralelas y caídas en su extremo, de color marrón y grietadas longitudinalmente, con forma redondeada en la copa.

Las hojas son caducas, verde intenso en la primavera y amarillas en el otoño, de 6 x 3 cm, con la nervación marcada y algo pilosas por el envés, simples, ovaladas y acabadas en punta, borde aserrado, en cada borde tienen 7 pequeñas espinas.

Las flores son de color blanco intenso, en pequeños grupos, con 4 pétalos y numerosos estambres amarillos, florece en mayo y son muy olorosas, un olor dulce parecido ala azahar, de 3 cm de diámetro, los pétalos son delicadas y muy frágiles, se caen solo con el viento, va bien en arriates o macetas grandes, aunque esto limitará el crecimiento.

El fruto madura en otoño, es una cápsula gris claro con numerosas semillas dentro.

Es una planta rústica que se adapta bien a todo tipo de suelos, con preferencia por los calizos, precisa suelos drenados y soporta bien la sequía del verano, precisa pocos riegos, prefiere el sol directo o la semisombra.

Se reproduce bien por acodo, estacas o esquejes.

Esta planta es conveniente podarla después de la floración, ya que las flores salen en las ramillas del año anterior, para mantenerla en su sitio y renovarla.

Hay distintas variedades e híbridos en el mercado, destacaremos dos especies que tienen las flores dobles y son fáciles de encontrar:

  • Philadelphus virginalis, con flores dobles de pétalos redondeados
  • Philadelphus virginalis “Minnesota Snowflake”, un híbrido con flores de pétalos alargados.

Su uso principal es ornamental, por su porte arbustivo y por su abundante floración de agradable olor en primavera, que inunda todo su entorno; su cultivo por el hombre se pierde en la antigüedad y parece que sus pétalos se usaban para hacer coronas, de ahí su apellido “coronarius”.

En mi caso particular, este arbusto, junto con el Cinamomo y las Rosas, representan el mes de mayo en Andalucía, el calor que llega y los olores intensos a patios y jardines, el mes de mayo, el mes de las flores.

Fotos de la Serranía de Ronda.

Hojas y frutos, ya avanzado el verano, agosto 2016.

Arbusto a final de verano 2016.

Flor, mayo 2017.

Flores, mayo 2017.

Arbusto en flor, mayo 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Close

Naturaleza Para Todos

Web dedicada a la biodiversidad de la Península Ibérica

Naturaleza Para Todos © Copyright 2021. Todos los derechos reservados.
Close
Al aceptar o seguir navegando, usted acepta la política de cookies.    Más información
Privacidad