Categorías
Sin categoría

Avena fatua (Avena loca, Avena común)

40-150 cm. Planta herbácea de la familia Poaceae; es de origen euroasiático y mediterráneo, pero actualmente se ha extendido a la mayor parte del mundo templado; en la Península Ibérica es más frecuente en la mitad sur.
Brota en otoño-invierno, tras las lluvias, a partir de las semillas, la raíz es fuerte, con múltiples ramificaciones.
Los tallos son erectos o algo plegados en los nudos de la base, fuertes y de tacto áspero, por las pequeñas vellosidades, interior hueco.
Las hojas largas y lanceoladas, de unos 10-20 cm de largo por 1 cm de ancho, los márgenes de la hoja tienen vello, apenas tienen aurícula y la lígula puede ser dentada de unos 3-6 mm, son hojas ascendentes con extremo curvado; las hojas nuevas están enrolladas.
La flor se dispone en panícula, un racimo largo de unos 10-30 cm de largo y con espiguillas que penden de largos pedicelos, la flor está protegida por dos valvas o gluma (especie de brácteas) de 2-3 cm de largo, las glumas tienen nervadura verdes, debajo de las glumas tenemos dos lemas que alojan las flores, las lemas tienen en su base pelos largos de color marrón y en su dorso dos largas (uno cada lema) aristas en su dorso de 3-4 cm de longitud y que se doblan por la mitad en la madurez, teniendo la primera mitad color negro y resto marrón claro, estas aristas se enrollan cuando el fruto está maduro; dentro de las lemas hay 2-3 flores, las lemas están bidentadas.
Florece en abril y mayo.
El fruto es un cariópside alargado de 6-8 mm, dentro tiene una semilla de color claro y alargada.
Se reproduce bien por semillas, estas pueden permanecer 6-8 años enterradas sin germinar, cuando las condiciones del terreno lo permitan y estén cerca de la superficie, brotan.
La avena silvestre es una mala hierba que crece en linderos, bordes de caminos y dentro de los cultivos, especialmente cereales (trigo), con los que comparte ciclo de vida, de ahí que los agricultores se esmeren en eliminarla, bien por medios mecánicos o químicos, ya que compite por la luz, el agua y los nutrientes del entorno, mermando las producciones.
En mi caso, la he visto desde pequeño, tanto a ella como a mi padre tratando de eliminarla de los cultivos, por ahora gana la avena, ya que sigue estando presente cada año, aunque en una proporción aceptable.
La avena silvestre tiene un uso como alimento para los animales, tanto pastoreo, como forregeo.
Hay varias especies de avena en la Península Ibérica, por lo que mando estas fotos para su segura identificación.
Fotos de la Serranía de Ronda.

 

 

 

 

Panícula con pedicelos y espiguillas, mayo 2020.

 

 

 

 

 

Lígula, aurícula y hoja, mayo 2020.

 

 

 

 

 

Campo de avena, mayo 2020, en mi parcela.

 

 

 

 

 

Nudo del raquis y pedicelo, mayo 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *